ALGUNAS TÉCNICAS A TENER EN CUENTA AL EMPLATAR

Es importante el cuidado que se da a cada plato, ya que éste, además de ser sabroso, tiene que tener una buena presentación. Hay que recordar que la gastronomía también es un arte. Así pues, manteniendo el buen sabor de cada plato, se pueden tener en cuenta ciertas técnicas para conseguir que éste también sea visualmente bonito, y para que puedas emplatar como un gran chef, te las explicamos!
 
1. Emplatar no es sólo poner comida sobre un plato, ya que la primera impresión que tendrá el cliente es su aspecto, y como la vista también alimenta, hay que dejar de lado dos cosas: tirar la comida sobre el plato y llevar directamente la olla a la mesa.

2. Hay que imaginarse que el plato es un lienzo en blanco. Primero se debe seleccionar la vajilla que se quiere utilizar según cada plato, y posteriormente, utilizarla como si fuera un cuadro en blanco a punto de ser pintado, un lienzo donde poder expresarse dentro de la cocina.

3. Romper la simetría. Un error típico es colocar de forma simétrica cada elemento del plato, por ejemplo, poner dos tomates en cada lado del plato. Las formas asimétricas, en el arte, son las que crean belleza. Un buen truco es utilizar el plato como si fuera un reloj, y repartir los elementos a las tres, las seis y las nueve.

4. El plato debe tener altura y dimensión. Al igual que en la arquitectura, en la gastronomía también se pueden crear platos moderadamente alzados. Por ejemplo, unas costillitas de cerdo se pueden colocar hacia arriba, eso sí, con los huesos limpios. Sin embargo, también se debe tener cuidado en este aspecto, ya que se debe construir de manera que no se destroce a la mínima.

5. Menos es más. El plato siempre debe ser bastante mayor en proporción a la comida que se deposite, ya que no hay nada peor que maniobrar con los cubiertos sobre un plato donde la comida sale fuera de éste. Los elementos que lo conforman deben ser los estrictamente necesarios, y siempre con sentido. Es decir, todo lo que forme parte del plato debe quedar armonizado con el resto, sobre todo en cuanto a los sabores.

6. En ocasiones puede tener sentido colocar unas gotas o una pincelada de reducción de balsámico en un plato, pero en otros, puede arruinarlo completamente. Así pues, ante la duda, se debe evitar!

Fuente: damoslavueltaaldia.com

Volver al listado

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Acepto